Remedios caseros para el insomio

remedios caseros para el insomio

Olvídese de la copa de vino que termina el día con una cálida taza de leche y la miel es una de las mejores ayudas naturales para dormir. La leche contiene el aminoácido triptófano inductor del sueño, que aumenta la cantidad de serotonina, una hormona que funciona como un sedante natural, en el cerebro.

Los carbohidratos, como la miel, ayudan a transmitir esa hormona a tu cerebro más rápido. Si está hambriento de un refrigerio, un sándwich de pavo le ofrecerá ese poder combinado de triptófano y carbohidratos; o pruebe un plátano con leche para obtener vitamina B6, que ayuda a convertir el triptófano en serotonina.

Terapia cognitiva conductual

La terapia cognitiva conductual (TCC) generalmente se enfoca en descubrir y cambiar los pensamientos o sentimientos que desencadenan la depresión y el estrés, pero también puede ser una cura natural para el insomnio. La investigación ha descubierto que la TCC puede reeducar el cuerpo y la mente para un sueño más rápido y profundo.

En un estudio de la Universidad de Harvard sobre 63 insomnes, la TCC fue más efectiva que las pastillas para dormir recetadas; redujo el tiempo necesario para que los participantes se durmieran por la mitad y mejoró la calidad del sueño en un 17 por ciento. También puedes practicar CBT en casa.

La National Sleep Foundation recomienda llevar un diario de sueño de cuando te acuestes y te despiertes, así como también descartar las siestas durante el día. En cambio, adopte un horario de sueño regular; eso significa acostarse y despertarse a la misma hora todos los días.

Crea un ambiente amigable para dormir

Para aquellos con insomnio, un ambiente tranquilo y relajante para dormir es imprescindible para un sueño ininterrumpido. Tal vez una de las ayudas naturales para dormir más efectivas es la eliminación de relojes digitales y otros dispositivos electrónicos que brillan intensamente, como teléfonos celulares y computadoras portátiles; incluso si no se despierta en el medio de la noche, los pings de su teléfono celular o correo electrónico pueden interrumpir su ciclo de sueño.

Asegúrate de que tu habitación sea el mejor entorno para dormir profundamente robando estas cosas que las habitaciones de todos los que duermen bien tienen en común. Ve más allá asegurándote de que tus sombras estén firmemente contra cualquier luz exterior. Para una comodidad máxima, la National Sleep Foundation recomienda una temperatura ambiente entre 60 y 67 grados.

Controle el estrés con ejercicio

Si la ansiedad te mantiene despierto por la noche, prueba estas ayudas naturales para dormir: yoga, meditación o escribir en un diario antes de ir a la cama. Tai chi es otro ejercicio poderoso que induce el sueño (¡y reduce el estrés!); en un estudio del 2004 del Instituto de Investigación de Oregón, una rutina de tai chi justo antes de acostarse ayudó a las personas a dormirse 18 minutos más rápido y a dormir 48 minutos más cada noche.

Adopte un ritual antes de acostarse

Si parece que no duerme bien por la noche, puede ser porque no está siguiendo un ritual antes de acostarse. Una de las ayudas naturales para el sueño más sencillas: convierta en una prioridad acostarse y despertarse a la misma hora todos los días. Introducir hábitos nocturnos como leer en la cama o escuchar música también ayudará a calmar el cerebro durante el día y prepararlo para dormir. Intenta configurar tu teléfono o iPod con un temporizador y descansa en tus melodías calmantes favoritas.

En un estudio taiwanés, la música ayudó a 60 personas con problemas de sueño a quedarse dormidos más rápido y dormitar más profundamente. Aquí hay algunas técnicas más de relajación para ayudarlo a relajarse para dormir.