Remedios caseros para la meningitis

Remedios usados contra la meningitis

Algunos de los remedios caseros más importantes para la meningitis incluyen hongos reishi, astrágalo, extracto de hoja de olivo, chlorella, ginseng, garra de gato y ajo, así como remedios conductuales como reposo en cama adecuado, uso de bolsas de hielo y baños neutros en la noche.

Una de las enfermedades más temidas en el mundo moderno es la meningitis, no por los terribles síntomas o efectos secundarios, sino porque no solo es mortal, sino también una especie de camaleón. La meningitis se define como la inflamación aguda de las membranas que envuelven el cerebro y la médula espinal, y como sabe, esas son dos de las partes más importantes y delicadas de nuestro cuerpo.

Esta inflamación puede ser causada por una cantidad de cosas, incluyendo una infección bacteriana, viral o fúngica que ataca esas membranas particulares, y en algunos casos, por ciertas drogas. Sin embargo, la presentación de la meningitis es muy similar a la gripe o un resfriado fuerte, incluyendo rigidez en el cuello, dolores de cabeza y sensibilidad a la luz, pero puede variar a deterioro cognitivo, irritabilidad, fatiga ola fiebre.

Los remedios caseros para la meningitis incluyen ajo, extracto de hoja de olivo, chlorella, reposo en cama y compresas frías:

Ajo

Te encuentras con el ajo en muchos remedios caseros porque es uno de los superalimentos más accesibles, económicos y efectivos para poner en tu cuerpo. Cuando se habla de las propiedades milagrosas del ajo, es importante prestar atención a la alicina, el ingrediente activo. La alicina y otros compuestos orgánicos que se encuentran en el ajo contienen poderosos antioxidantes que tienen propiedades antivirales y antibacterianas. Para alguien que padece meningitis, las probabilidades de eliminar la infección (o prevenirla antes de que suceda) son mucho mayores.

Extracto de hoja de olivo

Para un enfoque adecuado a base de hierbas para el tratamiento de la meningitis, puede recurrir al extracto de hoja de olivo, que es alabado por las propiedades antivirales y antioxidantes, además de las capacidades antiinflamatorias comprobadas. Cuando se trata de meningitis, puede tomar extractos de hoja de olivo en cualquier cantidad de formas para reducir la inflamación, bajar la fiebre y aliviar el dolor y la incomodidad asociados con esta afección grave.

Chlorella

Uno de los remedios caseros más conocidos para la meningitis es la chlorella, una planta pequeña que tiene un gran impacto, principalmente debido a su impresionante contenido de clorofila. Aunque la clorofila se asocia típicamente con plantas y producción de energía, es notablemente similar en estructura a nuestra propia hemoglobina, y por lo tanto puede aumentar la producción de glóbulos rojos, lo que aumenta la oxigenación, purifica la sangre y ayuda a acelerar la recuperación y reparación del daño de la meningitis.

Reposo en cama

Aunque esto parece una sugerencia obvia para alguien que padece una enfermedad tan peligrosa, muchas personas no lo tratan tan seriamente como deberían. El sistema inmune comprometido causado por la meningitis significa que cualquier exposición adicional a patógenos o virus puede complicar toda la situación.

Por lo tanto, un paciente debe sentirse cómodo, abastecerse de libros y películas y permanecer en la cama hasta que su cuerpo pueda sanar de forma natural. Se debe evitar la exposición innecesaria a los cambios de temperatura y entornos con gran cantidad de gérmenes para acelerar el proceso de recuperación.