Remedios caseros para uñas encarnadas

uñas encarnadas

1. Miel

La aplicación de miel a las uñas encarnadas ofrece un efecto antiinflamatorio y antibacteriano que es útil para recuperarse de esta afección.

Estas propiedades ayudan a prevenir infecciones y suavizar la piel para facilitar la extracción de la uña.

Cómo usarlo
Tome una pequeña cantidad de miel orgánica y frótela sobre la uña afectada.
Deje que actúe durante 30 minutos, luego enjuague.
Repita dos veces al día todos los días hasta que el problema esté bajo control.
¿Desea saber más? Leer:
7 usos sorprendentes para la miel

2. Aceite de eucalipto

El aceite esencial de eucalipto tiene propiedades antimicóticas y antibacterianas que pueden mejorar la condición de las uñas encarnadas.

Aplicarlo reduce la inflamación del dedo y alivia el dolor.

Cómo usarlo
Moje un trozo de algodón con aceite de eucalipto y aplíquelo al dedo afectado.
Déjelo actuar durante 30 minutos o cúbralo con una venda durante 2 horas.
Use todos los días hasta que la uña se cure.

3. Ajo

Los componentes sulfúricos del ajo se pueden usar como una solución natural contra la inflamación y el dolor causados ​​por las uñas encarnadas.

Estas propiedades evitan que la piel afectada se infecte y ablanda los callos, lo que ayuda a aliviarlos.

Cómo usarlo
Moler un diente de ajo y aplicar la pasta en el área afectada con un vendaje.
Si lo desea, mezcle con un poco de aceite de oliva para aumentar el efecto hidratante y restaurador.
Déjelo actuar durante al menos 4 horas y enjuague con agua fría.
Repita el tratamiento todos los días.

4. Sal marina

La sal marina es un ingrediente relajante y antiinflamatorio que puede controlar la irritación y el dolor causados ​​por esta afección.

Su uso protege la piel de infecciones y posteriormente facilita la extracción de la uña.

Cómo usarlo
Mezcle media taza de sal marina con agua tibia y sumerja los pies durante 20 minutos.
Opcionalmente, mezcle la sal con un poco de aceite de coco y úselo como un exfoliante en la uña afectada.
Repita la aplicación al menos 3 veces por semana.

5. Infusión de jengibre

 

Gingerol, uno de los componentes activos del jengibre, tiene propiedades antiinflamatorias y antibacterianas que pueden ayudarnos a reducir este problema.

Usarlo directamente en el área afectada alivia el dolor y reduce el enrojecimiento.

Cómo usarlo
Ponga un pedazo de raíz de jengibre en agua caliente y déjelo infundir durante varios minutos para que se concentre.
Cuando alcance una temperatura razonable, sumerja los pies en el agua y déjelos durante 20 minutos.
Seca bien y repite todos los días.
Si lo desea, puede comprar aceite de jengibre y aplicarlo directamente a la uña dolorosa.
Ver este artículo:
Los beneficios medicinales del jengibre y 5 maneras de agregarlo a su dieta

6. Vinagre de sidra de manzana

La aplicación de vinagre de sidra de manzana en las uñas no solo previene las infecciones por hongos, sino que también reduce el enrojecimiento y la inflamación.

Sus ácidos naturales restablecen el pH de la piel y promueven un alivio rápido de las uñas encarnadas.

Cómo usarlo
Mezcle una taza de vinagre de sidra de manzana con agua tibia en un tazón y sumerja los pies durante 30 minutos.
Si lo desea, moje un trozo de algodón con vinagre de sidra de manzana y aplíquelo directamente.
Repita el tratamiento todos los días hasta que mejore.
¿Estás listo para lidiar con este problema? Pruebe cualquiera de estos remedios y descubra que puede tratar los síntomas sin recurrir a tratamientos agresivos.

Sin embargo, si estos no funcionan después de varios días, consulte a un médico para averiguar sobre otras alternativas.